David Stirling

davidNuestro protagonista llegó al Norte de África como Alférez de la Guardia Escocesa, tenía 24 años. Serviría en la Fuerza de despliegue, Comando 8. En aquel entonces, las fuerzas especiales eran vistas como un gasto inútil de material y hombres, por lo que a su llegada al desierto, lo único de especial que tenía su unidad era el nombre.

Practicando saltos en paracaídas se hirió y tuvo que pasar dos meses en un hospital.

Durante su estancia, Stirling se dedicó a planificar y a definir una nueva forma de usar a las fuerzas especiales, para atacar puntos débiles de la retaguardia del enemigo, como aeródromos y bases logísticas.

nintchdbpict000266375691

Cuando Stirling salió del hospital, ya tenia el proyecto listo para pasarlo a la practica, por lo que se dirigió al Cuartel General del Alto Mando a ver al General Auchinleck. Al General Ritchie, que era el Vicecomandante para Oriente Medio le pareció bien la idea de Stirling y se la presentó al General Auchinleck.

La idea de Stirling era, en cierto modo, revolucionaria, porque mantenía la tesis de que las unidades, de tamaño batallón, que habitualmente se formaban para incursiones anfibias tras las líneas enemigas, eran demasiado aparatosas para operaciones secretas, y que pequeñas unidades tamaño pelotón serían más eficaces y sigilosas para infiltrarse en enclaves enemigos como aeródromos y almacenes de suministros pobremente defendidos y atacar usando cargas explosivas con temporizador. Tres días más tarde, Stirling recibió permiso para elegir a 6 oficiales y 60 hombres de la Fuerza de despliegue y montar un campamento de entrenamiento independiente en la zona del canal de Suez. Estos comandos serían la primera unidad del hoy mítico Special Air Service Brigade, (Brigada de los Servicios Especiales Aéreos) Destacamento L. El nombre fue elegido para hacer creer a los alemanes que el 8º Ejército tenía una Brigada Aerotransportada en escena.

lrdg10_crop_870

El uso de 60 hombres no reduciría casi nada los efectivos del 8º Ejército, pero podía tener efectos devastadores tras las líneas enemigas.

La primera misión para el destacamento L tuvo lugar la noche del 17 al 18 de noviembre de 1941. El objetivo era hacer acopio de información, así como acosar y bloquear a las fuerzas alemanas en el curso de la operación Crusader.
La unidad entera fue lanzada en 5 bombarderos Bombay-Bristol en unas deplorables condiciones meteorológicas. Al aterrizar y reunir los suministros que pudo encontrar en medio de tan mal tiempo, se dio cuenta de que solo tenia mantas, comida, agua, y 6 bombas, pero no los detonadores.

No podían llevar a cabo ninguna acción ofensiva, pero Stirling dividió a su unidad en 5 grupos para, al menos, llevar a cabo algún tipo de reconocimiento.

El Long Range Desert Group (LRDG) les estaba esperando en el punto de encuentro, de los sesenta y seis/ sesenta y siete hombres que habían participado en la misión sólo volvieron Stirling, y veintiuno más.

lrdg2

Después, Stirling y su grupo se unieron al escuadrón A del LRDG. Establecieron su base unos 240 Km. Al sur de Benghasi, al oeste del gran mar de arena, casi en la frontera con Libia, para poder facilitar las incursiones por tierra.

Los servicios de inteligencia británicos sabían que algo se estaba cociendo en los aeródromos del Afrika Korps para el 21 o 22 de diciembre de 1941, y enviaron a Stirling a investigar. Stirling, junto con Patty Mayne dirigiría a una decena de hombres contra el aeródromo de Sirte, mientras Lewes se dirigiría a El Agheila el 14 de diciembre, y el teniente Bill Fraser atacaría Agedabia una semana después.

Stirling y su grupo salieron de Jalo el 8 de diciembre en 7 camiones, siendo el grupo en total, 32 hombres. Iban bien pertrechados, con suficientes provisiones y equipo.

Al cuarto día de viaje, un avión italiano los descubrió, y Stirling y su equipo se escondieron donde buenamente pudieron. Más tarde aparecieron 3 bombarderos italianos, y bombardearon al grupo durante 15 minutos. Cuando se aclaró el polvo, su columna siguió adelante sin haber sufrido daño alguno. Antes del anochecer, apareció otro avión italiano que no dejó de rondarles. Sabiendo que podían enviar una patrulla en cualquier momento, Stirling dividió a su grupo, mandando a Mayne con 10 hombres al aeródromo de Jamet, a la vez que el se dirigía a Sirle.

663b8eddde9ea47a4729c647fe1109b5

Aquella noche, el reconocimiento que hizo Stirling del aeródromo llamó la atención de los italianos (parece ser que alguien no ocultó un cadáver debidamente) y estos comenzaron a abrir fuego en todas direcciones. Al día siguiente, para desgracia de Stirling, los italianos evacuaron el aeródromo, por lo que nuestro protagonista se dirigió al punto de encuentro.
El ambiente que encontró Mayne en Jamet fue muy distinto, pues los soldados estaban riendo y charlando alegremente. Mayne y 5 hombres más pusieron bombas en 23 aviones, y al no disponer de más explosivos, Mayne arrancó con sus manos los controles del avión número 24.

Lewes no encontró ningún avión en su aeródromo, así que minó la pista y voló por los aires unos 30 camiones.
Fraser destruyó en su ataque 37 aviones CR42 italianos, dejando dos intactos porque no le quedaban más municiones.
Parece ser que Rommel se encontraba en Agedabia aquélla noche…

NOTA: Este articulo lo he escrito casi de memoria acordándome de algunos fragmentos de la historia del SAS que he ido leyendo a lo largo del tiempo en varios libros, por lo que los datos pueden no ser totalmente verídicos, aunque solo he puesto aquellos que mejor recuerdo.

http://youtu.be/Xvzd_Vz1KxE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s